El mismo viento que rompió tus naves es el que hace volar a las gaviotas.
Óscar Hahn