La travesía de mil millas comienza con un paso.
Lao-Tsé